El Sindicato

Fundamentos, Objetivos y Principios

El SINDICATO

FUNDAMENTOS, OBJETIVOS y PRINCIPIOS.

1. Los fundamentos del sindicalismo

Cuando todavía no existían los Sindicatos como organizaciones que representan colectivamente a los trabajadores, éstos eran sumamente débiles frente a los dueños y administradores del capital.

Por sí solo, el trabajador no tenía la más mínima posibilidad de obligar al empleador a concederle un mejor salario y condiciones de trabajo más dignas, por lo que debía aceptar el salario y las pésimas condiciones de trabajo que imponían los empleadores.

Como no existían suficientes empleos, las y los trabajadores debían competir entre sí para conseguir un trabajo que les asegurara la vida pero con salarios en niveles muy bajos.

La situación de los y las trabajadoras se caracterizaba por una explotación cruel e inhumana con jornadas de trabajo que se extendían hasta el agotamiento físico de las y los trabajadores.

Las y los trabajadores no podían esperar que un milagro fuera a cambiar esta situación, ni se podía pensar que los empleadores iban a mejorar voluntariamente -sin ser presionados- los salarios y las condiciones de trabajo.

No hubo otra salida: los trabajadores y las trabajadoras tuvieron que tomar su destino en sus propias manos.

En vez de permanecer aislados, se unieron y en lugar de seguir compitiendo entre si decidieron apoyarse mutuamente y luchar de manera conjunta en favor de sus intereses comunes.

Así nacieron los Sindicatos como organizaciones de, por y para los trabajadores, es decir, organizaciones que van a  representar a los trabajadores y las trabajadoras en su conjunto, formadas, orientadas y dirigidas por ellos y ellas mismas, con la finalidad de luchar en favor de mejoras políticas, sociales y económicas para la clase social que representan.

Se desarrollaron sobre el fundamento de la toma de conciencia por parte de las trabajadoras y los trabajadores de la  explotación  a la que estaban sometidos y de la  necesidad  de  unión solidaridad como  condiciones    indispensables para conseguir el mejoramiento de su situación.

2. Los Derechos Sindicales

Los derechos sindicales no fueron concedidos benévolamente a las y los trabajadores. El derecho de organización, el derecho a la  negociación colectiva  y  el  derecho a la huelga tuvieron que ser conquistados mediante largas y duras luchas contra la férrea resistencia de los empresarios y los gobiernos.

Cuando  fueron   creadas   las   organizaciones  sindicales no   podían   ampararse   en   leyes   que   justificaran   su existencia y sus actividades. En tal sentido, sus dirigentes y afiliados fueron perseguidos, despedidos, encarcelados y hasta asesinados.

Hoy, la  mayoría  de  los países, cuentan con una constitución y las leyes laborales, que garantizan  el  derecho  de  las trabajadoras y los  trabajadores  a  organizarse  en  Sindicatos,  a  efectuar  negociaciones  colectivas  y  a  declarar  la  huelga.

No  obstante,  en  muchos  países  esas  garantías jurídicas son -en la práctica- letra  muerta  y  los  derechos  sindicales  son violados por gobiernos y empleadores.

En  tal  sentido, es necesario que se multipliquen los esfuerzos para lograr que la libertad sindical  tenga   real  vigencia   en  todos  los  países  del   mundo,  cualquiera  que  sea  su sistema  político,  económico  o  social  y que  los  derechos sindicales  sean de  todos  los  trabajadores de la actividad pública y privada.

Derecho de Sindicalización para todos los trabajadores sin distinción alguna.

Los Trabajadores tienen derecho a constituir, sin autorización previa, las organizaciones que ellos deseen, y afiliarse a las mismas con la sola condición de respetar los estatutos de la organización correspondiente.

Derecho a la Autonomía Sindical.

Elaborar sin ninguna injerencia de las autoridades sus estatutos y reglamentos, elegir libremente a sus representantes, organizar su gestión y sus actividades, y formular sus programas.

Derecho Contra la Disolución o Suspensión arbitraria.

Derecho Contra la Disolución o Suspensión arbitraria por vía administrativa del Gobierno.

Derecho a Constituir Federaciones y Confederaciones y a mantener Afiliación Internacional.

La Participación asociada a organizaciones de 2 y 3 grado, como asi también a organizaciones internacionales sectoriales, son escenciales para la vida de la organización sindical.

Derecho a la Protección contra la Discriminación Sindical.

Derecho a la Protección contra la Discriminación Sindical en sus empleos y contra cualquier acto de injerencia por parte de los empresarios en el establecimiento, en el funcionamiento y en la administración de los sindicatos.

Derecho a la Negociación Colectiva.

Derecho a la Negociación Colectiva para regular las condiciones de trabajo y los términos de empleo, así como todas las demás cuestiones que afectan a los medios de existencia de los trabajadores.

Derecho a la Huelga.

Los trabajadores y sus sindicatos deben poder declararse en huelga y recurrir a otras formas de acción laboral.

3. Los Objetivos del Sindicalismo

Uno de los objetivos mas importantes de las luchas sindicales es el logro de salarios más altos que puedan garantizar a las y los trabajadores y a sus familias una vida más digna.

Igual importancia tienen las condiciones de trabajo, como son la duración de la jornada laboral, el tiempo de vacaciones, las medidas de seguridad e higiene o las posibilidades deascenso en la empresa.

La Promoción del Pleno Empleo, las Leyes Laborales y Sociales que establecen el seguro en caso de enfermedad e invalidez, el subsidio para los desempleados, los salarios mínimos o la protección contra los despidos injustificados.

También, el establecimiento y afianzamiento de la Democracia política plena, que garantiza los derechos de las y los trabajadores y la democracia económica, es decir, la participación de trabajadores en la adopción de las decisiones económicas.

4. Los Principios del Sindicalismo

Para poder cumplir su misión de promover y defender los intereses de los trabajadores, el Sindicato tiene que observar los siguientes principios:

El Sindicato debe ser libre.

Su formación debe basarse en la libre decisión de los trabajadores y las trabajadoras.

El Sindicato debe ser independiente.

El Sindicato debe ser independiente del mando o el tutelaje de los gobiernos, de los Partidos Políticos o de los empleadores. Debe ser dirigido únicamente por los mismos Trabajadores y responder exclusivamente a sus intereses.

El sindicato debe ser democrático.

Todos los afiliados deben tener los mismos derechos, sin privilegios ni discriminaciones. Sus dirigentes deben surgir de elecciones democráticas y están obligados a rendir cuenta de sus actuaciones a los trabajadores a los cuales deben su mandato.

Un solo sindicato por Sector de Actividad.

La división  del  movimiento sindical  en corrientes que  responden a diferentes    ideologías    políticas   o   a intereses    personalistas,    debilitan   la organización  y  reduce su capacidad de proteger  y  promover   los  intereses de los  trabajadores.

Es  por  eso  que   la   unidad sindical,   la      unificación      de     los trabajadores  en  una  sola organización  es la mayor aspiración del movimiento obrero.

Contános que te pareció este sitio!